Impermanencia

Al final no queda otro remedio que sucumbir a la impermanencia, porque eso somos.

Podemos aferrarnos al día a día, a nuestra cotidianidad, a los problemas personales, económicos, sociales.

Mientras, la vida sigue su curso, y con ella su verdad inefable. Todo es cambio, todo es impermanencia, y la muerte es inevitable.

Entonces ¿por qué nos cuesta tanto aceptarla? Si el simple hecho de nacer conlleva intrínseco el morir, ¿por qué la negamos, la evitamos y nos horrorizamos cuando la vemos de frente, cuando se lleva a un ser querido?

Cuando se muestra nos paraliza, todo se vuelve banal, nuestro castillo de arena se viene abajo, nos toca empezar de nuevo…

Vacío

El vacío es la ausencia de contenido, porque nunca lo hubo o porque ya no está el contenido que lo ocupó.

El vacío en el corazón, es el llanto por la ausencia de aquella compañía que una vez tuviste la suerte de tener, con la que compartiste, reíste, lloraste…El vacío en el corazón se encuentra en la mirada de las personas, en los hábitos que hay que cambiar, en la ropa, en los lugares que solía frecuentar aquel ser. Es lo que se siente cuando alguien te dice que ya no se puede hacer nada por él, que va a morir y tú no te lo quieres creer, porque parece imposible.

El vacío de corazón no se vuelve a llenar, se guarda en un valioso cántaro, se recuerda, se cuida.

En menos de un mes he perdido a un familiar muy querido y a una de mis gatitas, dos vacíos más en mi corazón.

Llegará un día, cuando el corazón esté tan lleno de vacíos, que ya no tendrá nada dentro y se parará.

Ese día mi ausencia pasará a formar parte de un nuevo vacío en el corazón de otro ser.

la muerte y el «y si»

Así empieza el camino de las lágrimas. Así, conectándonos con lo doloroso. Porque así es como se entra en este sendero, con este peso, con esta carga. Y también con esta creencia irremediable: la supuesta conciencia de que no lo voy a soportar. Porque todos pensamos al comenzar este tramo que es insoportable. – Jorge Bucay, El camino de las lágrimas.

Hace 5 años y 5 meses me regalaron este libro. Lo ojeé y lo dejé olvidado en una estantería por mucho tiempo. En ese momento no entendía nada de lo que aquellas páginas decían, no quería entenderlo, quería que me dejasen en paz con mi dolor, mi pena, mi furia, mi rabia, y mi impotencia. Había perdido a una de las personas más importantes de mi vida, y NADA, absolutamente NADA podía consolarme.

Con el paso del tiempo, lo cogí con más calma, y entendí su contenido, entendí lo del proceso del duelo, las diferentes fases que lo conforman ¿Cómo no iba a entenderlo si lo estaba viviendo?

Seguir leyendo «la muerte y el «y si»»

Un discurso que merece la pena escuchar

No siempre es posible escuchar cosas que te hagan realmente vibrar por dentro, que te sientas especial por sentir y compartir unas palabras que te llegan al alma.

Aunque la grabación tiene unos años, hace un par de días descubrí el discurso de Steve Jobs en Stanford (2005). Merece la pena escucharlo e impregnarse de ese espíritu positivo, luchador y soñador hasta el final.

Aprendiendo humanidad

amapola

Hace tiempo que oigo hablar de inteligencia colectiva, de un cambio en el pensamiento de las personas, de un despertar de las ideas, que va más allá de sistemas y educación.

Es evidente que estamos en la era de la información. Muchos autores afirman que la era industrial murió para dar paso a la era de la información. Es mucha la información que tenemos a nuestro alcance hoy en día, internet ha sido una revolución sin precedentes. Pero también la desinformación y la falta de interés por una información constrastada y verídica, aunque a algunos nos parezca inconcebible es real.

Cada día me encuentro con un montón de personas dispuestas a vivir sus vidas sin más, sin plantearse si somos explotados, manipulados, esclavizados. Este hecho me solía indignar, pero he aprendido a verlo de otra manera. La verdad no siempre nos gusta, nos hace pensar, nos hace enfadarnos, nos desmonta muchos mitos que durante años han sido los pilares de nuestras ideas y eso duele. Recuerdo una escena de la película Matrix que ejemplifica este hecho. Hay un personaje que traiciona al resto del grupo por vivir en Matrix, que aunque sabe que es algo ficticio, superficial y manipulado, lo prefiere a vivir en un mundo real que no le gusta. Seguir leyendo «Aprendiendo humanidad»

El milagro de vivir

Abandon, from galerie.pixelvalley.com

Jamás me llegué a plantear la fragilidad del ser humano, la vulnerabilidad del cuerpo humano.

Cuando oyes noticias sobre muertes por accidentes de tráfico, o por otras causas repentinas, piensas “pobre gente, o pobre persona”, pero parece que eso no va contigo. Desgraciadamente y supongo que como estímulo defensor del cuerpo, o tal vez por puro egoísmo, piensas que “eso a ti no te va a pasar”. Hasta que un día te levantas con la terrible noticia de que eso le ha pasado a alguien muy allegado a ti. Entonces se te rompen todos los esquemas, esas cifras de la radio, ese motorista anónimo fallecido en un accidente de tráfico es tu hermano, y eso te destroza. A partir de ahí te cambia la vida. Seguir leyendo «El milagro de vivir»