Mi trabajo me lo invento yo

Hace un año y medio empecé a cursar un CFGS de informática en el IOC, ya que me ofrecía la oportunidad de hacerlo a distancia, gestionar todos los trámites necesarios a través de internet, y con la única necesidad de acudir a un lugar en un día concreto para realizar los exámenes evaluatorios.

El porqué decidí ponerme a estudiar de nuevo, tras años de estar al margen del mundo académico, fue una decisión simple: seguir un guión. Hace mucho tiempo que me reciclo y aprendo cosas nuevas a través de internet. Pero en el mundo de la informática y la programación, el abanico es tan amplio, que realmente no sabía hacia donde focalizar mis inquietudes e intereses. Al descubrir la posibilidad de seguir una formación a través de un ciclo formativo superior, vi mi oportunidad.

Salvando las mil y una inconveniencias y faltas que pueda tener este tipo de formación, lo que realmente he sacado en claro es, qué es lo que me gusta del mundo de la informática y qué es lo que no me gusta, o me cuesta demasiado y prefiero no tocar.

Al final del ciclo tendré una titulación convalidable en toda la Comunidad Europea, y una visión global, de lo que se cuece en el mundo profesional de las nuevas tecnologías (o al menos eso creo)

¿Espero conseguir un trabajo bien pagado por tener un título? No, en absoluto. Y explico porqué. Seguir leyendo «Mi trabajo me lo invento yo»

Dinero público y empleo

Generar empleo con dinero público ¿es eso posible?

Con sentido común sí. Con sin sentido no.

Vivo en un entorno rural, en un pueblo de unos escasos 100 habitantes. La agricultura, uno de los sistemas de producción que ha dado trabajo a la población, está en vías de extinción. Se ha gastado mucho dinero público en pagar a los agricultores para que arranquen viña. El cultivo que queda, cereal, oliva y almendra sobrevive por las subvenciones estatales, pero cada vez son menos los encargados de esa producción y más los campos dejados.

El bosque que colinda con los campos cultivados o abandonados, sufre una gran degradación. Es un bosque joven, de pino blanco, encina y roble joven. Hace un siglo el bosque se explotaba sistemáticamente y sin mucho control para generar carbón y cal. A veces para la venta de la madera. Cuando dejó de ser rentable y cuando se acabó con todos los ejemplares de árboles “buenos” para su venta, se abandonó su cuidado. Hoy en día, tras años de descuido, tras fuertes azotes de tormentas, nieve y viento, el bosque es un ente de árboles caídos que agoniza. Es el caldo de cultivo idóneo para los incendios estivales. Seguir leyendo «Dinero público y empleo»

El nuevo régimen del auto emprendedor

El nuevo régimen del auto-emprendedor es un sistema ideado para todos aquellos emprendedores que quieran empezar un nuevo negocio, también podrán acogerse al régimen aquellas personas acogidas al régimen de autónomos que cumplan una serie de requisitos. De igual manera pueden acogerse personas en paro, sin que por ello pierdan los subsidios que les correspondan, demandantes de empleo, funcionarios, estudiantes y jubilados.

Seguir leyendo «El nuevo régimen del auto emprendedor»

Medidas posibles para generar empleo de verdad

Foto de Juan Antonio Palacios

Desde hace ya muchas semanas, cada mañana escuchando la radio, en algún momento u otro anuncian que tal o cual empresa ha presentado un expediente de regulación (ERE). Manifestaciones, pataleos, negociaciones, pactos, y más y más gente a la calle. A engrosar las listas del paro y la masa de gente dependiente de un subsidio por parte del estado.

Las medidas políticas que se toman frente al desempleo son indignantes. Ayer escuchaba al “president” montilla, diciendo que se iban a invertir una barbaridad de millones de euros en formación para los desocupados del sector de la automoción. ¿Para qué? ¿Para que no engrosen las listas del paro?¿Qué les van a enseñar?¿Los van a reciclar a “asistentes de la tercera edad”, que faltan muchos?

Evidentemente lo hacen para lo primero, y para poder desviar dinero por aquí y por allá, y seguir engrosando sus bienes. No me cabe la menor duda. Pero de esa manera tarde o temprano caeremos todos y ellos también caerán. Todo el país se ira a la porra, porque los que han de gestionarlo no están por aportar soluciones, sino mirándose el ombligo, condición humana cada vez más arraigada en el sistema.

Y dándole vueltas al asunto, y sin ser economista, gestora, ni nada por el estilo, simplemente persona preocupada por un panorama poco amigable, se me ocurre alguna opción que podría salvar alguna de estas empresas que sufren EREs. Seguir leyendo «Medidas posibles para generar empleo de verdad»