Plan de jubilación

hucha2

Hace ya unos años que escribí sobre los productos financieros que los bancos ofrecen a los ahorradores. No creo que la cultura financiera en este país haya cambiado, pero sí ha aumentado la desconfianza hacia las entidades bancarias, y más visto lo visto.Hace unos días me comentó mi padre que le habían dicho en su banco, que le cumplía el plan de pensiones, y que se lo pasaban a otro “producto muy bueno”, que cuando quisiera pasase a firmar el contrato. Acto seguido le dije “Papa, antes de firmar, pide la información sobre el producto en cuestión, y lo miramos con calma”. Así lo hizo y ayer me pasó la información para leerla.

Lo primero que me sorprendió fue que le estaban ofreciendo otro plan de pensiones, ¿para qué quiere un nuevo plan de pensiones una persona jubilada? ¿no es el objetivo de un plan de pensiones el disfrutarlo una vez la persona está jubilada?

Cuando seguí leyendo no sabía si reír o llorar. Ni capital ni beneficios garantizados, inversión en renta variable de entre un 8 y un 30% según el párrafo, y en cualquier tipo de “porquería” financiera – mercado nacional e internacional, emergentes, derivados, etc.

Por suerte mi padre también hizo el ejercicio de leer el contrato y lo vio de colores como yo, aquello era “infirmable”.

Lo peor es que el comercial que le ofrece el producto tiene cierta amistad con mi padre, con lo cual, o bien no sabe lo que vende, o vende lo que sea, porque así se lo ordenan, y se aprovecha de amistades y contactos personales. Miserable.

Esa persona sabe que mi padre puede rescatar el plan de pensiones porque “ya le toca”. Sabe que ese plan de pensiones pasó de una entidad donde estaba generando pérdidas (en unos años perdió el 30% del capital aportado, poca broma), a la entidad donde trabaja este comercial. Y seguramente sabe, que si mi padre rescata este año el dinero, tiene todavía una bonificación del 40%, o sea, sólo pagará impuestos sobre el 60% del total recuperado, exoneración que el año próximo no será posible. Aún así, para salvar su culo, su puesto, cumplir objetivos y cobrar primas, intenta vender un producto de riesgo, a una persona que no lo necesita. Eso en mi pueblo es usura, es ser miserable y mala persona. Pero no nos engañemos, el del banco NO ES NUESTRO AMIGO, por mucho que nos de vaselina, y se preocupe por nuestra salud o la de nuestra familia.

Lo dije en su momento y lo vuelvo a repetir: Cuidado con los ahorrillos de vuestros padres, y con los vuestros.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s