Acción

aporellosAcabo de leer el artículo “Vale, esto se hunde, ¿y luego qué?”, y no puedo estar más de acuerdo con su autor Isaac Rosa. Tengo la sensación de que muchos estamos igual, vemos cómo todo se hunde, pero no sabemos qué hacer, cómo organizarnos. Estamos dispersos, nos dejamos llevar por el desánimo general y no actuamos.

Y me viene a la cabeza aquella escena de la fantástica película El Club de la lucha donde Brad Pitt dice:

“Perseguís a la gente de quien dependéis, preparamos vuestras comidas, recogemos vuestras basuras, conectamos vuestras llamadas, conducimos vuestras ambulancias y os protegemos mientras dormís. . . Así que no te metas con nosotros.”
Ahí esta el asunto. Estamos tan sistematizados, que seguimos pagando religiosamente nuestros impuestos, hacemos de recaudadores del estado (con los pagos de IVA e IRPFs – incluso les adelantamos el dinero de facturas que no hemos cobrado), inspeccionamos a las pequeñas empresas y comercios en busca de irregularidades para sancionarles y recaudar para el estado. Colocamos radares inverosímiles para seguir recaudando para el estado. Invertimos el dinero de nuestros conciudadanos en estafas que favorecen a los grandes. Y cuando alguien se rebota salimos a dar palos a gente que se queja de que les han robado porque trabajamos para la seguridad del estado.
Y todo porque es nuestro trabajo, porque si me echan cómo voy a hacer frente a mis pagos…
Disculpen, esa misma justificación la podría hacer tanto un policía como un sicario: “No es nada personal, es mi trabajo” Y ¿verdad que no vemos con los mismos ojos a uno o a otro? ¿Por qué? ¿Cuál es la diferencia? ¿Qué justicia está defendiendo la policía cuando carga contra gente que se manifiesta porque los bancos les han robado vilmente sus ahorros con las dichosas preferentes, o cuando desaloja a una familia de una vivienda que no puede seguir pagando?
La ciudadanía no es consciente del poder que tiene. Todos permitimos que la historia continúe igual. Seguimos trabajando para el poder, seguimos protegiéndolos, como si fuesen intocables.
Pero como dijo José Luis Sampedro en una entrevista, la opinión pública no es el resultado del pensamiento reflexivo de la gente, es una opinión mediática creada por los medios que controlan el poder. No se está formado para ser ciudadanos verdaderamente conscientes, porque el poder controla la educación, los medios y el sistema. Y eso cuesta cambiarlo, ser consciente, tener un pensamiento crítico propio cuesta mucho tiempo, desconcierto y dolores de cabeza. Y siempre llegas a lo mismo ¿y yo qué puedo hacer?
Pues quizás ya va siendo hora de que hagamos algo, de que busquemos una opción colectiva donde podamos participar, donde podamos aportar nuestro granito de arena, quizás empezar a participar con opciones alternativas tipo Partido Pirata o el Partido X, la que sea.
Pero sin acción no hay opción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s