Nuevos pensamientos, nuevas realidades

pensadorMe atrevo a afirmar que practicamente todo lo que nos ocurre tiene que ver con nuestros pensamientos.

Los pensamientos generan sentimientos, los sentimientos estados de ánimos. Los estados de ánimo generan deseos, acciones y finalmente realidades.

Como individuos somos el resultado de nuestros pensamientos, y esto cuesta de aceptar.
Hace tiempo que vengo observando las actitudes de las personas que no encuentran trabajo. Que los echaron de su antiguo trabajo, o que cerraron un pequeño negocio, que han agotado el paro, algunos incluso los subsídios mínimos, y no encuentran trabajo. Las edades son muy variadas, desde los 25 hasta los 60 años. Todos tienen una actidud parecida, una actitud de derrota, de desconcierto, de desmotivación, de infravaloración, de espera. Y esta última es la peor, de espera ¿a qué?
Todos echamos la culpa a nuestros políticos y gobiernos por no sacarnos de la crisis, y la tienen. Es su trabajo y no lo hacen o lo hacen mal, además de vivir con una serie de privilegios propios de la aristocracia más rancia, mientras la población lo pasa mal. Pero ellos no lo van a arreglar, a ellos les va de fábula. Otra cosa es lo que hagamos como sociedad para acabar con este hecho, pero de eso no voy a hablar hoy, porque la solución no es individual sino colectiva, y para ello, si no queremos repetir viejos clichés, necesitamos un cambio profundo de mentalidad a nivel individual y social.

De lo que hablo hoy es de pensamientos, personas, actitudes y acciones, todo ello dentro de un marco temporal insólito.
Somos la última generación de la era industrial, unos seres trabajo-dependientes, acostumbrados, porque así nos lo han enseñado a trabajar para vivir, entendiendo como trabajar el hacerlo para alguien. Nos han enseñado a acudir al puesto de trabajo, desempeñar una tarea, durante un número de horas al día, a cambio de un sueldo concreto, y unos días de vacaciones al año, eso es todo, no hay más que pensar.
Pero eso sirvió hasta hace 20 años, ahora ya no sirve. Esperamos trabajo, pero de dónde. El trabajo no aparece de la nada, el trabajo se crea a partir del esfuerzo de algunos para crear una empresa. Poner una idea en marcha, crecer y poder contratar a gente para llevarla a cabo.
Con el sistema económico y fiscal actual, crear empresas que puedan contratar a gente es algo dificil. Las grandes empresas muchas veces favorecidas por gobiernos y bancos son las que crecen y perduran mientras las pequeñas sobreviven.
Pienso que ha llegado el momento de pensar en lo que es una empresa en otros términos. Es necesario pensar en una empresa como un grupo de personas capaces de ofrecer algo. ¿Qué se hacer, qué se me da bien? Esto que se hacer ¿le puede servir a alguien? ¿Cómo puedo ofrecerlo? Quiero hacer esto pero no puedo hacerlo solo. Es evidente, pero seguro que encuentras a otros que puedan ayudarte y emprender contigo. Colaborar.
Se trata de crear desde nosotros mismos, no esperar a que la solución a todos nuestros problemas venga del exterior, porque podemos esperar toda la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s