Mi trabajo me lo invento yo

Hace un año y medio empecé a cursar un CFGS de informática en el IOC, ya que me ofrecía la oportunidad de hacerlo a distancia, gestionar todos los trámites necesarios a través de internet, y con la única necesidad de acudir a un lugar en un día concreto para realizar los exámenes evaluatorios.

El porqué decidí ponerme a estudiar de nuevo, tras años de estar al margen del mundo académico, fue una decisión simple: seguir un guión. Hace mucho tiempo que me reciclo y aprendo cosas nuevas a través de internet. Pero en el mundo de la informática y la programación, el abanico es tan amplio, que realmente no sabía hacia donde focalizar mis inquietudes e intereses. Al descubrir la posibilidad de seguir una formación a través de un ciclo formativo superior, vi mi oportunidad.

Salvando las mil y una inconveniencias y faltas que pueda tener este tipo de formación, lo que realmente he sacado en claro es, qué es lo que me gusta del mundo de la informática y qué es lo que no me gusta, o me cuesta demasiado y prefiero no tocar.

Al final del ciclo tendré una titulación convalidable en toda la Comunidad Europea, y una visión global, de lo que se cuece en el mundo profesional de las nuevas tecnologías (o al menos eso creo)

¿Espero conseguir un trabajo bien pagado por tener un título? No, en absoluto. Y explico porqué.

Ya pasé por aquello de hacer una carrera para conseguir un buen trabajo. ¿Lo conseguí? No.

¿Por qué? Porque los que me aconsejaron seguían un patrón anticuado. A ellos les había funcionado, pero no tenía porqué servirnos a la generación que empezábamos la universidad.

Y reflexionando sobre ello, pienso que quizás el gran problema es que la educación sigue patrones anticuados, que ya no tienen valor.

Se continua con la idea de estudiar, para obtener una titulación y así conseguir un buen trabajo. Y somos millones, las personas super preparadas, especializas y “masterificadas” que no lo tenemos.

En España, hoy en día, esperar a que alguien te de trabajo, es una quimera. Y es que lo cierto es que se hace tan complicado crear una empresa en este país, que cada vez son más las personas que optan por hacerlo fuera.

Mientras, se mantienen las empresas extranjeras (y no me refiero a las de producción, que pocas quedan, sino a las que ofrecen servicios) porque muchas son multinacionales, con un sistema legal y fiscal que las favorece, y una organización moderna que las hace competitivas. Pero las Pymes españolas que no se nutren de subvenciones, (esas son otro tema y también están bien tocadas por la vergonzosa política de recortes) agonizan, asfixiadas por la falta de crédito, de demanda y de perspectivas.

Con una política fiscal diferente, un sistema de gestión de trámites óptimo, y una mentalidad que no desprestigie a la pequeña empresa o al empresario autónomo, o profesional independiente, somos miles las personas que podríamos emprender de manera individual y colaborativa.

Pero para ello como digo, falta un cambio en el sistema y sobre todo mental, quizás el más difícil de asumir, ya que seguimos con el antiguo patrón de que nos den trabajo.

¿Qué sabes hacer?¿En qué eres especialista?

Pues crea tu propio puesto de trabajo. Utiliza tus habilidades y conocimientos paras crear un proyecto, una propuesta que puedas ofrecer a los demás.

Ofrecer ideas y soluciones, en vez de pedir trabajo.

Quizás el concepto de trabajo esté quedando también obsoleto.

Entiendo que es una idea difícil de asumir, es necesario un cambio de mentalidad, de metas. Pero la idea no es mía, es algo que lleva años gestándose, que está funcionando, y que a base de que muchos decidan enfocar su entidad profesional hacia ello, habrá un cambio en el sistema fiscal y de reconocimiento de este nuevo estado que hace ya unos años que en Francia funciona y que allí se hace llamar de auto-entrepreneur.

Por eso no espero un trabajo cuando acabe el CFGS, porque ya he empezado a aplicar mis conocimientos a “mi oferta profesional de servicios a la sociedad”. Espero que otros me ofrezcan lo que yo no se, no puedo o no quiero hacer. Pero un trabajo no lo quiero. El trabajo me lo invento yo.

Anuncios

2 comentarios en “Mi trabajo me lo invento yo

  1. Me ha gustado MI TRABAJO ME LO INVENTO YO, difícil, real y muy valiente. Difícil porque no nos educaron para inventar, real porque es una solución a la situación actual y valiente son todas las personas que lo intentan aunque se equivoquen. Si muchos lo llevan a cabo, cada vez seremos más los que luchemos por la injusticia fiscal de los autónomos y podamos conseguir otro tipo de figura más justa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s