Ignorancia en la era de la información

Hace tiempo que dejé de seguir las noticias que escupen diariamente los medios de comunicación tradicionales. Desde que mi espíritu crítico me alertó de la cantidad de patrañas, mentiras y estupideces que intencionadamente retransmiten los noticieros nacionales, y teniendo como alternativa la poderosa internet, mis fuentes de información diarias se remiten a la red, donde sigo multitud de blogs y webs temáticas, tras las cuales escriben personas de carne y hueso, que amparadas en la “libertad” que proporciona internet, dan a conocer informaciones de primera mano, u opiniones valiosas que por motivos de intereses no suelen aparecer en esos medios convencionales de “poco pan y pésimo circo”.

No por ello deja de sorprenderme como, siendo actores principales de una época en la que la información es inmediata, a veces muy fácilmente contrastada, y muchas veces de primerísima mano, todavía hay un cierto consenso entre la gente de que la verdadera información es la de los telediarios, ya que ¿por qué van a engañarnos?, y aún he tenido que oír comentarios y de una persona muy cercana a mi de que “el problema es que tenemos acceso a demasiada información y eso nos despista”. Ni que cabe decir que me esturrufé como una gato y le solté un tremendo bufido a tan desacertada y estúpida afirmación.

Y cuando esos comentarios llegan de personas de más de 60 años, que han vivido una posguerra, una era “democrática”, que han podido vivir en “libertad”, luchar por sus “derechos laborales”, crear un pequeño patrimonio, unos ahorritos en el banco, y además han podido votar con “libertad” a sus gobernantes, cuando se dan estas condiciones, pienso que es difícil (que no imposible) cambiar esa mentalidad de confianza hacia las “instituciones”.

Pero cuando veo a toda esta gente menor de 45 años, sumisa a los mismos patrones que guiaron a nuestros padres, creyéndose una “libertad y democracia” cada vez más escurridizas, sumidas en un día a día de pagos imposibles, de trabajos precarios, de horarios interminables, de convivencia familiar supeditada a miles de factores externos y impasible a toda esa información alternativa que proporciona internet. Ese desinterés me produce desasosiego y me suele interrumpir el sueño, y aunque a veces pienso que pudiera ser mejor vivir en la ignorancia (o al menos más saludable) , y más cuando es difícil cambiar algo aún teniendo información clave, me parece muy triste que personas en edad pensante, en edad de tomar decisiones trascendentales en su vida, de traer niños al mundo y educarlos. Que todas esas personas pasen su vida preocupadas por pagar una hipoteca, por trabajar en algo que no les gusta, por los trapos sucios de los demás, porque gane un equipo u otro de fútbol, por un sinfín de nimiedades superficiales y de valores vacíos que acaban transmitiendo a sus hijos, mientras un puñado de personajes miserables, inmundos, avariciosos, envidiosos y viles, se ocupan de amasar fortunas imposibles de gastar en una sola vida a costa de arruinar a otros, de destrozar un planeta que no les pertenece, que no pertenece a nadie sino que pertenecemos a él, de engañar, pisotear y reventar a todo lo que se interponga en el camino de sus intereses, por vivir una vida que creen privilegiada, la cual acabaran abandonando tarde o temprano como el resto de los mortales.

Por todo esto, y porque está en nuestras manos y tenemos el arma perfecta en forma de red mundial interconectada, sigo reivindicando el poder de la información, de la difusión libre de los conocimientos y verdades individuales y colectivas, el poder de la denuncia, de la alerta sobre fraudes de delincuentes privados e institucionales, el poder de la educación libre para la creación de mentes pensantes con opinión propia.

Todo eso lo tenemos aquí y ahora, la revolución está en nuestras manos y es cibernética.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s