Estoy con Grecia

Cuando hace un par de días leí por internet, que el señor Papandreu se estaba planteando convocar un referéndum para preguntar a la población si aceptaban o no el plan de rescate de Europa, pensé que no tardarían todos los medios convencionales en empezar a criminalizar a Grecia como la insolidaria, derrochadora, traidora y demás descalificaciones. De hecho los líderes europeos ya lo hacen, y los medios de comunicación también se han apuntado al carro y sueltan el mismo rollo sin ni siquiera analizar la situación.

Volvemos a estar con Grecia como hace un tiempo estuvimos con los controladores aéreos en huelga. Se les tachó de insolidarios como mínimo, y todo por lo mismo, porque se tiende a creer la bazofia que sueltan en los medios convencionales, porque si ellos lo dicen es que así será, “no nos va a engañar”, porque en la era de la información hay poco espíritu crítico, y menos sentido común.

Erase una vez un país al que vendieron el rollo de que si se hacía de la hermandad de los países unidos, iba a tener un montón de ventajas. Moneda única, libertad de movimiento de sus ciudadanos, libre comercio, etc. Además le ofrecieron dinero para ponerse “al nivel de desarrollo” de los países ricos de la hermandad. Tu pide que no pasa nada, esto se devuelve sólo.

Y ante tal generosidad los “gestores” del país empezaron a pedir y a gastar por todo lo alto, para ponerse a la altura de las circunstancias. Venga edificios públicos nuevos, venga aeropuertos, venga carreteras, venga líneas de alta velocidad, venga funcionarios. Y claro, el que parte y reparte se lleva la mejor parte. Venga comisiones por aquí, venga nuevas empresas adjudicatarias por allá.

Fueron los felices años 20, de principios del siglo XXI. Pero ya sabemos que todo aquello petó, y sabemos que unos se hicieron muy ricos, y otros no, y que ahora les piden cuentas ¿a quién? ¿A los que se forraron con la jugada? NOOOOO. Ahora son los ciudadanos de a pie los que sufren recortes constantes, los jubilados los que han visto reducida su pensión. A todos ellos se les pide pagar más para recibir menos, para pagar una deuda que han creado sus gestores. ¿No tienen derecho a decidir si quieren seguir por ese camino o no?

Este cuento es aplicable a varios países europeos, NO SÓLO A GRECIA. ¿No se ha hecho lo mismo en España, Italia, Portugal o Irlanda?

La cosa ya no da para más, el río se ha desbordado del todo y necesita volver a su cauce. Si para ello es necesario desmontar el tinglado pues quizás sea lo mejor.

Pero claro, nos venderán que si Grecia no paga, los pobres jubilados alemanes, franceses y demás, que han invertido los ahorros de su vida en depósitos para tener una buena jubilación, ahora los perderán. Ahora ya no lo llamaran “los mercados financieros”, ahora si hace falta le pondrán nombres y apellidos. Cuando lo cierto es que aparte del dinero de ciertos inversores, lo demás es dinero inventado, y si está inventado no existe, así es que no tiene porqué dañar a nadie.

Y lo peor es que de aquí a un mes que se hará el referéndum en Grecia nos taladrarán con lo malos que son los griegos, e incluso a ellos mismos los presionarán de tal manera, que a saber qué acaban votando.

Y oiremos un montón de sandeces, y veremos que la realidad de los medios de comunicación y la que se ve y lee en internet y las redes sociales no tiene nada que ver. Y quizás, algo cambie. Y quizás luego nos toque a nosotros, quién sabe.

Aquello de más vale malo conocido que bueno por conocer ya no tiene sentido.

Porque el cambio es necesario, estoy con los griegos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s