Fresas envenenadas

¿Quién no se ha dejado seducir alguna vez por esa fruta roja y bonita, con ese aroma tan peculiar, que encontramos en cestitas o a granel en fruterías y supermercados?

Si alguien ha cultivado alguna vez fresas en su jardín no me podrá negar, que el proceso es maravilloso, una planta que crea unas bonitas flores blancas que se convierten en apetitosas fresas. La sensación de comerlas recién cogidas de la planta es indescriptible.

Imaginaba que su cultivo, a lo grande, debía ser algo parecido. Pero nada más lejos de la realidad.

Días atrás tuve la oportunidad de ver un documental en un canal de la televisión francesa “La rançon de la fraise”, sobre la producción de la fresa española en Huelva. Me dejó con la boca abierta.

Hace años que vivo en un entorno rural con plantaciones de cereal, viña, almendros, olivos y árboles frutales. Se que se utilizan muchos pesticidas y fertilizante químicos para mejorar o aumentar las producciones. Pero lo de la fresa me pareció lo más aberrante y “antiagrícola” que he visto nunca.

Los campos donde se cultiva la fresas se cubren de plástico negro, que a su vez se cubren con invernaderos. Para fertilizar esa tierra y conseguir una buena producción se riega con agua que incluye toda clase de aditivos químicos, algunos de ellos muy nocivos tanto para la salud como para el medio ambiente. Las temporeras, porque la gran mayoría son mujeres, son traídas expresamente de países del este o Marruecos para dicho trabajo, y sus condiciones laborales son bastante deplorables – de ello también habla el documental, sólo como apunte decir en el momento en el que bajan del autocar, el que las contrata les retira el pasaporte hasta el día que se marchan – Ellas son las encargadas de la plantación, la recolecta y la colocación de la fresa en esas cajitas o bandejas que solemos encontrar en los supermercados.

Cuando la fresa se dirige a la exportación, su primera parada es Perpignan, ya en territorio francés. Allí se coge una muestra de las fresas y un laboratorio, a petición de las empresas compradoras, analiza el nivel de sustancias químicas que contiene. Han de cumplir unos varemos que marca la Unión Europea, si no es así las mandan de vuelta a España donde se comercializan sin problemas, para su consumo directo, o bien se venden a empresas que las utilizan en sus productos (mermeladas, yogures, pasteles,…), ya que en el país las leyes son más “permisivas”.

El residuo material que genera este tipo de producción va a parar a unos “vertederos” improvisados situados en las inmediaciones de los campos, que no son más que terrenos al aire libre, que hacen frontera con los límites del Parque de Doñana, donde se pueden encontrar grandes cantidades de plástico, y centenares de garrafas de productos químicos, todo ello degradándose bajo el sol y la lluvia, y filtrando su toxicidad en la tierra. ¿Alguien oyó hablar alguna vez de reciclaje o de control de residuos tóxicos en este lugar? La imagen es realmente desoladora.

Por no hablar del agua que se utiliza para regar, con altas dosis de sustancias químicas, que penetran de nuevo en la tierra, donde se encuentran los acuíferos, que van a parar a Doñana.

Y si la demanda es grande y hay que sacrificar alguna zona de bosque perteneciente al parque para cultivar más fresa, de alguna manera el agricultor consigue los permisos para hacerlo.

¿Es ésto agricultura o es más bien quimicultura?¿Qué estamos comiendo?¿Por qué se ha llegado a esto?

Nos han vendido que sólo debemos comer “la fresa de la foto”, esa grande, roja, sin una imperfección. Pero eso es una idea de fresa, o simplemente esa fresa de la foto. Para que todas las fresas sean como esa hay que adulterarlas, y todo ello tiene unas consecuencias. Pero eso a las grandes farmacéuticas y petroquímicas que venden los productos químicos y los plásticos les da igual, al agricultor-terrateniente no le vengas con cuentos de toxicidad, si él se come las fresas y no le ha pasado nada. Y si los ecologistas o la opinión pública da mucho la lata, me largo a Marruecos a montar el chiringuito, que allí no me ponen pegas de ningún tipo.

Beneficio, beneficio y más beneficio. A cambio de contaminación, problemas de salud y explotación laboral.

Con lo que me gustaban las fresas… Las seguiré cultivando en mi jardín.

Me gustaría poder ofrecer un enlace al vídeo, pero por “alguna extraña razón” no está disponible en internet. Os dejo un enlace a una webs españolas que también hace eco al documento. Una de ellas es el blog Er Desván, y la otra h-economia de Huelva. También dejo el enlace a la cadena de televisión francesa France5 que ya emitió el reportaje el pasado año.

Anuncios

6 comentarios en “Fresas envenenadas

  1. Hola,
    Me ha gustado mucho su artículo. Se nota sus conocimientos sobre el tema.
    Me gustaría que le echase un vistazo a este otro, con relación a la campaña de lavado de imagen, que con el apoyo del psoe de Huelva llevan a cabo por toda Europa una costosa comisión de “expertos”. Están las manifestaciones del grupo socialista de Huelva, y un artículo mío.
    Lo puede ver en Er Desván.
    Un abrazo.
    Jenu

  2. Como profesional del sector de la fresa, le aconsejaría que no creyera todo lo que ve… Las informaciones de esto tipo son lanzadas de forma interesada para que tengan exactamente el efecto que ha causado en usted.

  3. HOLA, me gustaria que alguien me ayudara a hacer un proyecto para la universidad, sobre la problematica de la FRESA española frente a la francesa, todos los chantajes sobre la venta que pone francia, el periodismo falso, o mas bien sensacionalista y etc….. agradeceria mucho que me comentaran y contestaran algunas preguntas como:
    desde cuando se remonta este problem?? que el lo que viene pasando?? quien le pone freno??? como seria una posible solucion????

    muchas graciasss de verdad, ojala pudieran contestarme.

  4. Hace unos años hice un curso de jardinería y la profesora era ingeniera agraria. En una de las clases, nos aconsejó no comer fresas, pues es una fruta que absorbe mucho los pesticidas, así que, mejor tomar otras frutas, además, la fresa no es una fruta verdadera, es como la Zarzamora, una eflorescencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s